IMG_2913

Cowork Atacama y Chrysalis un espacio para que alumnos de la PUCV adquieran nuevas habilidades en emprenimiento e innovación

  • Durante sus prácticas profesionales.

Con la finalidad de promover la vinculación entre la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y sus alumnos y ex alumnos, la Dirección de Incubación y Negocios, a través de sus áreas estratégicas, Chrysalis incubadora de negocios y Cowork Atacama, sede Atacama. Durante tres años consecutivos, han incorporado a su equipo, alumnos de la carrera de Ingeniería Civil, quien han desarrollado su práctica profesional abordando temáticas como, emprendimiento e innovación en la Región de Atacama.

Es el caso de Diego Martínez y Juan Páez, ambos oriundos de la comuna de Copiapó en laRegión de Atacama quienes, durante su práctica profesional, tuvieron la posibilidad de conocer e interiorizarse sobre el trabajo que realiza Chrysalis, la única incubadora de negocios del norte de Chile y Cowork Atacama el primer espacio de trabajo colaborativo de la región, con los emprendedores locales.

Juan Páez, actualmente titulado como ingeniero civil industrial de la PUCV cree que “este espacio en la Región de Atacama, es muy interesante incluso para otras carreras que se imparten en la quinta región, todas las que están relacionadas con minería, química y agricultura, es un espacio donde un estudiante podría hacer la práctica y tener de inmediato vínculo con algún emprendimiento”.
Por su parte, Diego Martínez, alumno de quinto año de ingeniería civil industrial, respecto a su paso por la sede de la PUCV en Atacama expresó que “por la forma en que se desenvuelven acá, en que todos pueden tener el mismo nivel de responsabilidad, me dejó harta autoconfianza, porque en las tareas que me encomendaban, si algo me faltaba, podía pedir ayuda al resto del equipo. Creo que así es como deberían funcionar todos los trabajos, es la dinámica en equipo que se viene en el futuro”.
“Esta experiencia me ha ayudado también en la universidad para los trabajos en equipo, donde he podido desenvolverme mejor, el paso por Chrysalis y Cowork Atacama me dejó herramientas, más que como estudiante como profesional para el futuro”, argumentó Martínez.
Respecto al valor que tiene para los jóvenes, y para la sede de la casa de estudios esta vinculación, Alejandra Tapia, directora de la Dirección de Incubación y Negocios de la PUCV, sede Atacama, comentó que buscan “contribuir al crecimiento personal y profesional de los alumnos y alumni, entregándoles herramientas para qué en su ingreso al mundo laboral, otorguen un mejor servicio a la comunidad. Además de generar una red de apoyo que contribuya a fortalecer el prestigio y el desarrollo institucional”.
Respecto a su futuro laboral, Diego, cuenta que le gustaría trabajar en Atacama o en Iquique, donde se crio y donde reside su familia, misma razón por la que se interesó en hacer práctica en la región. Además, cuenta que “me interesa el servicio público, quizás en un equipo pequeño en el área de innovación, donde me podría desempeñar mejor por mi profesión.”
Es importante destacar que, quienes deseen realizar su práctica profesional en estas unidades de la PUCV en Atacama y, de esta manera interiorizarse sobre el riguroso trabajo que debe desempeñar un emprendedor o emprendedora para hacer crecer su idea, deben contactarse al fono 52 2 338006, al correo atacama@chrysalis.cl o dirigirse directamente a Cowork Atacama, ubicado en Los Carrera 898, equina Salas en Copiapó.

IMG_2913

image1 (11) - copia

Con éxito finalizó programa piloto de aceleración para emprendimientos de Atacama

  • En el marco del programa Inventa Comunidad de Fundación Lundin y minera Candelaria

Con la presentación de los resultados de los proyectos de cuatro emprendedores beneficiados con la iniciativa, minera Candelaria y Fundación Lundin finalizaron el programa piloto de apoyo al emprendimiento local denominado “Acelera”, desarrollado en el marco del programa de innovación social “Inventa Comunidad”.

El programa, desarrollado en colaboración por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, a través de Cowork Atacama y Chrysalis Incubadora de Negocios, fue creado para dar soporte a emprendimientos de la región cuyos productos o servicios pueden crecer, expandirse y tener éxito como una innovación social sustentable, respondiendo a las necesidades de la comunidad y los desafíos del área ambiental o socioeconómica.

Los cuatro emprendimientos beneficiados en esta primera versión del programa fueron: “Panalínea”, que crea mobiliario multiuso a base de material reciclado; “Ecoadoquines”, que desarrolla adoquines con relave minero; “Reciclatacama”, dedicada a la concientización ambiental y gestión de residuos; y “Yakka”, que combate la escasez hídrica y energética, a través de un módulo que recolecta agua de niebla y uno generador eólico con carga de celulares.

El programa “Acelera” tiene dos objetivos principales: Apoyar en una segunda instancia a emprendimientos surgidos en Inventa Comunidad, entregando herramientas para potenciarlos; y convertirse en parte integral de la próxima versión de Inventa Comunidad, el que además de incluir el desarrollo del prototipo de las ideas, en esta versión 2019, contempla este proceso de aceleración comercial.

Tamara Aravena, gerente de programa de Chile de Fundación Lundin, señaló que Inventa Comunidad ha sido “sin duda un programa que ha cumplido con los objetivos esperados en términos de la capacitación y entrenamiento que hemos podido brindar a los emprendedores en la región. A la fecha, hemos capacitado a más de 500 emprendedores, quienes se han acercado al Cowork Atacama para adquirir distintos conocimientos en temáticas relacionadas con emprendimiento y sus negocios”.

Por su parte, Gonzalo Campusano, fundador de Ecoadoquines, emprendimiento originario de Tierra Amarilla y uno de los beneficiados, comentó que “me queda una sensación de satisfacción, porque un proyecto que parecía un sueño se hace realidad con los aportes que nos adjudicamos del programa Acelera Inventa Comunidad. Es una excelente oportunidad, funciona cien por ciento, porque los asesores que tenemos nos hacen pensar diferente, nos hacen aterrizar y tener en conciencia que tenemos que competir”.

image1 (11)

image2 (6)

Jóvenes inventores de Vallenar buscan generar energía hidráulica con innovador sistema

  • A través del programa Móvil Maker de la PUCV.

Patricia Peralta, Marcelo Pizarro y Wilter Carrillo, jóvenes estudiantes de la comuna de Vallenar, trabajan para crear energía hídrica a base de una “hidrocañeria” que utilizará como base el flujo de agua de los hogares. Esto mediante un proceso de prototipado y aceleración del programa Móvil Maker, que acerca las nuevas tecnologías a los estudiantes, impulsado por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, sede Atacama y financiado por los Fondos de Innovación para la competitividad (FIC) del Gobierno Regional de Atacama.

Marcelo Pizarro, estudiante de 18 años, egresado del Liceo Santa Marta de Vallenar, quien obtuvo puntaje nacional en la PSU de matemáticas e ingresará este año a ingeniería civil eléctrica en la Universidad de Chile, comentó que “nuestro proyecto consiste en aprovechar la energía del agua que pasa por las cañerías de nuestro hogar, por medio de una turbina que va a transformar ese movimiento en energía eléctrica, que puede ser usada para la casa como iluminación. Queremos aportar a que se usen las energías renovables no convencionales, para ser un país más sustentable”.

Patricia Peralta, también egresada del mismo establecimiento educacional, quien participó de todas las etapas del programa Móvil Maker, evidenció que “los tres participamos en el workshop que se hizo en el liceo y yo, además participé en la gira del laboratorio Fablab. Dos días, en que nos enseñaron a ocupar las herramientas, fue genial porque no tenía idea sobre eso. Personalmente, ser parte del programa, me hizo crecer como persona, porque hay cosas que no sabía, y esto me abrió las expectativas del mundo. Siento que nosotros podemos crear cosas que antes no creía y podemos llegar muy lejos si nos lo proponemos”, argumentó la estudiante.

Respecto a la idea del proyecto comenta que surgió porque, “uno diariamente utiliza el agua con distintos fines, como lavarse las manos y la loza, pero no nos damos cuenta que al realizar esta acción no estamos aprovechando todo el flujo de agua que pasa por las cañerías de nuestro hogar”.

Por su parte, Wilter Carrillo otro de los integrantes del equipo respecto a su experiencia comentó expresó que “me parece tremendo, porque es poder dejar nuestra propia huella o marca en el mundo, antes creo que esto no se podía llevar a cabo en Chile, en cambio ahora se ven mayores oportunidades, ahora todos podemos participar”.

El proyecto Hidrocañería,  forma parte -junto a otras nueve iniciativas-, de un proceso de aceleración liderado por profesionales de Chrysalis Incubadora de Negocios de la PUCV y Cowork Atacama y llevado a cabo en el laboratorio de prototipado de este espacio de trabajo colaborativo, a través del cual buscan “lograr un producto mínimo viable, que se pueda vender y poder llegar con nuestro prototipo a un producto que sirva y que le funcione a la gente y a todos en el país”, según evidenció Marcelo, uno de los creadores del proyecto.

Cabe destacar que, la energía hídrica o hidráulica se basa en aprovechar la caída del agua desde cierta altura para producir energía eléctrica. En el proceso, la energía potencial, durante la caída del agua, se convierte en cinética y mueve una turbina para aprovechar esa energía.

image2 (6)

image1 (10)

1

Estudiantes de enseñanza básica de Tierra Amarilla buscan desarrollar un sistema de regadío autónomo

  • Con el programa Móvil Maker de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

Cinco estudiantes de entre sexto y séptimo básico de la escuela Marta Aguilar Zerón, de la comuna de Tierra Amarilla, trabajan durante sus vacaciones de verano, en la creación de un sistema de regadío autónomo a base de energía limpia, a través del programa Móvil Maker impulsado por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso sede Atacama y financiado por los Fondos de Innovación para la Competitividad (FIC) del Gobierno Regional de Atacama.

El proyecto, que lleva por nombre Regadío Autónomo Inteligente Fotovoltaico (FAIR) fue creado por los alumnos Oscar Castillo, Javiera Saavedra, Dania Moraleda, y los hermanos Daniel y Jonathan García, quienes además integran el taller de ciencias del establecimiento educacional.

RAIF, es liderado por profesora de ciencias naturales del establecimiento educacional, Natalia Berrocal, quien comentó que con este proyecto que utilizará energía limpia a través de paneles solares, buscan optimizar el uso del agua para regadío de espacios como huertos comunitarios. “Uno de los grandes problemas que hay en la zona es la falta de agua, bajo esa situación nosotros comenzamos a trabajar, el año 2018 retomamos este proyecto incorporándole regadío automatizado, que controle mucho más la cantidad de agua que se va a utilizar idealmente en el huerto de la escuela”.

“Hemos visto que por el lado tecnológico podemos entregarles mayores herramientas a los estudiantes y poder realizar el proyecto con mayores fondos, y desde ahí vimos que Móvil Maker era nuestra plataforma para poder hacerlo”, argumentó Natalia.

Uno de los integrantes del equipo creador es Oscar Castillo, alumno de sexto básico quien evidenció que con esta idea buscan “combatir la escasez hídrica en Atacama, la idea es que si uno sale y no tiene quien te riegue las plantas, esto lo hace con la cantidad perfecta”.

Argumento que fue complementado por Dania Moraleda estudiante de once años. “Esto sirve para casos como cuando uno se va de viaje RAIF regará solo las plantas, porque va midiendo la cantidad de agua y además se podrá controlar desde el celular porque tendrá una cámara. Esperamos que nuestro proyecto sea un aporte a la región”.

Herramientas para la vida

Respecto a al valor que tiene para los estudiantes, ser parte del programa Móvil Maker, la docente que lidera el proyecto comentó que “se ha transformado, no solamente en algo para entretenerse como ellos lo ven, sino que ha generado bastantes herramientas, les ha cambiado la personalidad, se han hecho amigos de los otros chicos, entonces han podido tener un mayor contacto con pares y con el mundo, ahora ellos ven esto como la opción y están aumentando su espectro al querer hacer cosas”.

“Es un excelente nicho lo que está haciendo la universidad, porque está abriendo la posibilidad de que los niños vean en ella aires de cambio, y que pueden estudiar allá y que así que exista movilidad”, evidenció la docente.

Por su parte, Oscar cree que “al ser parte del programa Móvil Maker podemos ir a nuevos lugares, y no estar aburridos en la casa, además de conocer gente que tiene mucha experiencia y que nos explican todo para ir entendiendo”.

Para finalizar, es importante comentar que, este proyecto forma parte de un proceso de aceleración que se llevará a cabo hasta el mes de marzo en el laboratorio de prototipado del espacio colaborativo Cowork Atacama. Que es liderado por profesionales de la Incubadora de Negocios Chrysalis y Cowork Atacama de la Universidad Católica de Valparaíso, sede Atacama y con el que se espera obtener un prototipo que será exhibido en una feria que reunirá la totalidad de los proyectos del programa Móvil Maker a comienzo del año escolar de este 2019.

1

2

3

IMG_2891

Vicerrector de VRIEA de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso encabeza mesa de trabajo colaborativo en sede de Atacama

En el marco de una visita realizada a Chrysalis Incubadora de Negocios y al espacio de trabajo colaborativo Cowork Atacama, unidades estratégicas que conforman la sede en Atacama de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, el vicerrector de la Vicerrectoría de Investigación y Estudios Avanzados (VRIEA), Joel Saavedra encabezó un trabajo colaborativo que tuvo como foco el presente y futuro en la vinculación con el medio entre la casa de estudios y la Región de Atacama.

Al respecto, el vicerrector de VRIEA, Joel Saavedra, indicó: “Queremos ver como desde la universidad podemos apoyar a la región, con la capacidad instalada que tiene una institución como la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Queremos ver cómo podemos potenciar el ecosistema de innovación y emprendimiento desde nuestro espacio de Cowork en la Región de Atacama y poder generar una propuesta de valor distintiva y, de cierta forma, transitar el conocimiento desarrollado que tenemos hoy en esta área, en Valparaíso hacia la Región de Atacama”.

Cabe destacar que, la jornada comenzó con una mesa de trabajo que también contó con la presencia del director de la Dirección de Incubación y Negocios (DIN) Etienne Choupay; la directora de emprendimiento e innovación de la Dirección de Innovación y Emprendimiento (DIN), Carolina Silva; el director de la Dirección de Investigación de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Fernando Torres; y representantes de Corfo Atacama, del Gobierno Regional de Atacama, CCIRA y minera Candelaria y el equipo de Cowork Atacama y Chrysalis Incubadora de Negocios de la PUCV.

Respecto a los objetivos próximos en investigación, comentó que “queremos pensar que también podemos aportar a la región a través de la investigación, de la capacidad instalada que tenemos en la región, tanto en investigación, innovación y emprendimiento, como un todo. Queremos hacer un trabajo más integral y que nuestros investigadores conozcan la región, y que vean que hay espacios de trabajo que son pertinentes para ellos y que nos pueden abrir una frontera inusitada”, argumentó el vicerrector de la VRIEA.

Para finalizar, es importante mencionar que tanto la Incubadora de Negocios Chrysalis como el espacio de trabajo colaborativo Cowork Atacama, son áreas estratégicas en Atacama de la Dirección de Incubación y Negocios (DIN) de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, con presencia en la región desde el año 2013. Periodo en el han trabajado en apoyar y potenciar el ecosistema de emprendimientos de la Región Atacama.

IMG_2807

IMG_2889

IMG_2891

AC39A968-E236-4C8D-A00E-610A792FA864

Estudiantes buscan crear filtro para agua potable con grafeno, material más resistente que el acero

  • A través de programa Móvil Maker impulsado por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

Jóvenes de Atacama que forman parte del programa Móvil Maker, impulsado por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso sede Atacama, trabajan para crear un innovador filtro para el agua potable a base de grafeno, conocido como un material “milagroso” por sus múltiples usos y propiedades.

El programa Móvil Maker acerca las nuevas herramientas tecnológicas a los estudiantes de Atacama y es financiado por los Fondos de Innovación para la Competitividad (FIC) del Gobierno Regional de Atacama.

El proyecto denominado Oasis, fue creado por Diego Valenzuela, Rodrigo Rivera, Simón Zepeda, Javiera Castro y los hermanos Francisco y Diego Martínez, todos estudiantes de entre 16 y 18 años de la Escuela Técnico Profesional de Copiapó.

Francisco Martínez, quien junto a su hermano egresaron conexcelencia académica y promedio siete el año 2018 de laETP de Copiapó, evidenció que “este era el momento para iniciar un proyecto científico propio, rodeado de personas con el mismo ideal y espíritu que yo, dimos origen al proyecto Oasis. Que en sus inicios fue una propuesta con fines didácticos, pero con el tiempo vimos la necesidad de superar ciertas problemáticas, de utilizar nuestro conocimiento para un bien mayor que era emprender y,gracias a la Incubadora de Negocios Chrysalis y CoworkAtacama, hemos sido capaces de seguir con la visión de formar una Start-Up para mejorar la calidad del agua en la comuna y la calidad de vida de las personas”.

El grafeno, es un material que destaca por su resistencia, ligereza y alta conductividad térmica, es transparente, flexible, impermeable, no contamina, es más duro que el diamante, doscientas veces más fuerte que el acero y más flexible que la fibra de carbono. Sus usos son tan variados que con él se podrían crear elementos como sensores químicos, luces led, súper baterías, pantallas flexibles, tinta conductora, transistores y detectores, componentes para aviación y automóviles, entre otros.

La estructura molecular de este material es conocida desde hace casi un siglo, pero no existía un procedimiento práctico para fabricarlo, hasta que los científicos rusos Andre Geim y Konstantin Novoselov, consiguieron crearlo a temperatura ambiente y con métodos sencillos. Descubrimiento que les permitió obtener el Premio Nobel de Física en el 2010.

Diego Valenzuela, otro de los creadores de Oasis evidenció que “nuestra idea partió como un proyecto científico y un juego de niños, y el programa Móvil Maker nos ha dado otroenfoque, otro punto de vista mucho más positivo, desde el emprendimiento, cambio social y del uso de la tecnología para mejorar la calidad de vida de las personas”.

“A través de este proceso de aceleración, hemos avanzado harto, hemos aprendido muchas cosas en relación a modelo de negocios, desarrollo tecnológico, hemos aprendido a hacer las cosas bien ordenados, también estamos trabajado con logos y marcas de empresa, hemos dado pasos bien grandes en poco tiempo y estamos contentos por eso”, argumentó Diego.

De manera que el equipo Oasis, -uno de los diez equipos ganadores del concurso del Programa Móvil Maker-, basó su proyecto en el revolucionario estudio de los científicos rusos, con el objetivo de solucionar problemáticas propias de la región. Idea que mediante un proceso de aceleración liderado por profesionales de Chrysalis Incubadora de Negocios de la PUCV y Cowork Atacama de la Universidad Católica de Valparaíso, sede Atacama, se convertiráprontamente en un prototipo.

37A9084C-914D-43D0-93AD-49632925A4A0

DF5EAFF0-4C37-4B29-A93B-EF471B3EC031