Iván Tapia junto a Felipe Ramírez - copia

Jóvenes de Copiapó crean atrapanieblas amigable con el medio ambiente

  • En el marco del programa Móvil Maker de la PUCV.

Un equipo de jóvenes de Copiapó, trabajan para crear el prototipo del proyecto “Marpachanoi”, un atrapanieblas con forma de cactácea que incluirá un sistema de vibración con energía solar, características que le permitirá diferenciarse de los captadores de agua ya existentes. Este trabajo se desarrolla en el marco de un proceso de aceleración del programa Móvil Maker, que acerca las nuevas tecnologías a los jóvenes de Atacama, impulsado por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso a través de Chrysalis y Cowork Atacama y financiado por los Fondos de Innovación para la Competitividad (FIC) del Gobierno Regional de Atacama.

El equipo Marpachanoi, está compuesto por cinco estudiantes del Liceo Tecnológico de la capital regional: Barbara Latorre, Felipe Ramírez y Nayarly Hidalgo quienes este año cursarán tercero medio e Iván Tapia y Jim Arellano de cuarto medio, además del profesor guía Marcelo Rojas.

Iván Tapia, uno de los creadores del proyecto en fase de prototipo, recalcó que el objetivo principal es ser “amigable con el medio ambiente en cuanto a lo visual, por ejemplo, si tú ves una malla negra es muy invasivo y la idea es que, con nuestro prototipo con forma de cactácea, al verlo no vas a sentir que es tan invasivo.”

En esta misma línea, Iván relata que además buscan “centrarse en los tiempos de sequía, periodo en que muchos animales se mueren por deshidratación, entonces con la cactácea de color verde los animales no se van a sentir en peligro, ni que están invadiendo su hábitat y podrán tomar agua de nuestro captador”.

Respecto al nacimiento de la idea, Felipe Ramírez joven de 16 años expresó que “esta idea surgió para contribuir en la escasez hídrica, porque viviendo en Copiapó notamos que hay mucha falta de agua, antes el río no traía nada de agua, estaba seco, simplemente tierra. Esa fue la motivación que tuvimos, no ver agua en nuestro entorno nos llevó a crear este atrapanieblas”.

A largo plazo, los creadores de Marpachanoi proyectan que su producto pueda ser utilizado por pequeños agricultores. “Pesamos instalar nuestro atrapanieblas en agricultura principalmente, no necesariamente en sectores agrícola tan grandes, sino que al ser algo compacto y sencillo, podemos trabajar con agricultores pequeños, porque el costo sería mucho más bajo que hacer un pozo para explotar napas subterráneas y sería menos dañino”, argumentó Ramírez.

Por otro lado, Felipe Ramírez, respecto a su participación en el programa comenta que qué “ser parte del Móvil Maker ha sido una muy buena experiencia, he conocido e interactuado con gente que jamás creí conocer, he aprendido cosas nuevas como programación y a trabajar con programas como modelado en 3D. Nunca me imaginé que íbamos a llegar hasta acá, todo esto surgió como una idea que fue tomando vida propia, no pensábamos llegar tan lejos como a la gira que hicimos a la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, donde pude conocer carreras que me llaman la atención como electrónica”, argumentó Felipe Ramírez.

Es importante mencionar que, este proyecto forma parte de un proceso de aceleración que se desarrolla durante el periodo estival en el laboratorio de prototipado de Cowork Atacama y que es liderado por profesionales de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y sus áreas estratégicas Cowork Atacama y la Incubadora de Negocios Chrysalis, sede Atacama.

Esta etapa, el programa Móvil Maker ha incluido talleres como plan de trabajo y modelo de negocios, prototipado temprano, diseño e impresión 3D y programación en Arduino, tras los cuales se espera obtener un prototipo de los proyectos, los que serán exhibidos en una feria a comienzos del año escolar.

 

 

Iván Tapia junto a Felipe Ramírez

IMG_2913

Cowork Atacama y Chrysalis un espacio para que alumnos de la PUCV adquieran nuevas habilidades en emprenimiento e innovación

  • Durante sus prácticas profesionales.

Con la finalidad de promover la vinculación entre la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y sus alumnos y ex alumnos, la Dirección de Incubación y Negocios, a través de sus áreas estratégicas, Chrysalis incubadora de negocios y Cowork Atacama, sede Atacama. Durante tres años consecutivos, han incorporado a su equipo, alumnos de la carrera de Ingeniería Civil, quien han desarrollado su práctica profesional abordando temáticas como, emprendimiento e innovación en la Región de Atacama.

Es el caso de Diego Martínez y Juan Páez, ambos oriundos de la comuna de Copiapó en laRegión de Atacama quienes, durante su práctica profesional, tuvieron la posibilidad de conocer e interiorizarse sobre el trabajo que realiza Chrysalis, la única incubadora de negocios del norte de Chile y Cowork Atacama el primer espacio de trabajo colaborativo de la región, con los emprendedores locales.

Juan Páez, actualmente titulado como ingeniero civil industrial de la PUCV cree que “este espacio en la Región de Atacama, es muy interesante incluso para otras carreras que se imparten en la quinta región, todas las que están relacionadas con minería, química y agricultura, es un espacio donde un estudiante podría hacer la práctica y tener de inmediato vínculo con algún emprendimiento”.
Por su parte, Diego Martínez, alumno de quinto año de ingeniería civil industrial, respecto a su paso por la sede de la PUCV en Atacama expresó que “por la forma en que se desenvuelven acá, en que todos pueden tener el mismo nivel de responsabilidad, me dejó harta autoconfianza, porque en las tareas que me encomendaban, si algo me faltaba, podía pedir ayuda al resto del equipo. Creo que así es como deberían funcionar todos los trabajos, es la dinámica en equipo que se viene en el futuro”.
“Esta experiencia me ha ayudado también en la universidad para los trabajos en equipo, donde he podido desenvolverme mejor, el paso por Chrysalis y Cowork Atacama me dejó herramientas, más que como estudiante como profesional para el futuro”, argumentó Martínez.
Respecto al valor que tiene para los jóvenes, y para la sede de la casa de estudios esta vinculación, Alejandra Tapia, directora de la Dirección de Incubación y Negocios de la PUCV, sede Atacama, comentó que buscan “contribuir al crecimiento personal y profesional de los alumnos y alumni, entregándoles herramientas para qué en su ingreso al mundo laboral, otorguen un mejor servicio a la comunidad. Además de generar una red de apoyo que contribuya a fortalecer el prestigio y el desarrollo institucional”.
Respecto a su futuro laboral, Diego, cuenta que le gustaría trabajar en Atacama o en Iquique, donde se crio y donde reside su familia, misma razón por la que se interesó en hacer práctica en la región. Además, cuenta que “me interesa el servicio público, quizás en un equipo pequeño en el área de innovación, donde me podría desempeñar mejor por mi profesión.”
Es importante destacar que, quienes deseen realizar su práctica profesional en estas unidades de la PUCV en Atacama y, de esta manera interiorizarse sobre el riguroso trabajo que debe desempeñar un emprendedor o emprendedora para hacer crecer su idea, deben contactarse al fono 52 2 338006, al correo atacama@chrysalis.cl o dirigirse directamente a Cowork Atacama, ubicado en Los Carrera 898, equina Salas en Copiapó.

IMG_2913

image1 (11) - copia

Con éxito finalizó programa piloto de aceleración para emprendimientos de Atacama

  • En el marco del programa Inventa Comunidad de Fundación Lundin y minera Candelaria

Con la presentación de los resultados de los proyectos de cuatro emprendedores beneficiados con la iniciativa, minera Candelaria y Fundación Lundin finalizaron el programa piloto de apoyo al emprendimiento local denominado “Acelera”, desarrollado en el marco del programa de innovación social “Inventa Comunidad”.

El programa, desarrollado en colaboración por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, a través de Cowork Atacama y Chrysalis Incubadora de Negocios, fue creado para dar soporte a emprendimientos de la región cuyos productos o servicios pueden crecer, expandirse y tener éxito como una innovación social sustentable, respondiendo a las necesidades de la comunidad y los desafíos del área ambiental o socioeconómica.

Los cuatro emprendimientos beneficiados en esta primera versión del programa fueron: “Panalínea”, que crea mobiliario multiuso a base de material reciclado; “Ecoadoquines”, que desarrolla adoquines con relave minero; “Reciclatacama”, dedicada a la concientización ambiental y gestión de residuos; y “Yakka”, que combate la escasez hídrica y energética, a través de un módulo que recolecta agua de niebla y uno generador eólico con carga de celulares.

El programa “Acelera” tiene dos objetivos principales: Apoyar en una segunda instancia a emprendimientos surgidos en Inventa Comunidad, entregando herramientas para potenciarlos; y convertirse en parte integral de la próxima versión de Inventa Comunidad, el que además de incluir el desarrollo del prototipo de las ideas, en esta versión 2019, contempla este proceso de aceleración comercial.

Tamara Aravena, gerente de programa de Chile de Fundación Lundin, señaló que Inventa Comunidad ha sido “sin duda un programa que ha cumplido con los objetivos esperados en términos de la capacitación y entrenamiento que hemos podido brindar a los emprendedores en la región. A la fecha, hemos capacitado a más de 500 emprendedores, quienes se han acercado al Cowork Atacama para adquirir distintos conocimientos en temáticas relacionadas con emprendimiento y sus negocios”.

Por su parte, Gonzalo Campusano, fundador de Ecoadoquines, emprendimiento originario de Tierra Amarilla y uno de los beneficiados, comentó que “me queda una sensación de satisfacción, porque un proyecto que parecía un sueño se hace realidad con los aportes que nos adjudicamos del programa Acelera Inventa Comunidad. Es una excelente oportunidad, funciona cien por ciento, porque los asesores que tenemos nos hacen pensar diferente, nos hacen aterrizar y tener en conciencia que tenemos que competir”.

image1 (11)

image2 (6)

Jóvenes inventores de Vallenar buscan generar energía hidráulica con innovador sistema

  • A través del programa Móvil Maker de la PUCV.

Patricia Peralta, Marcelo Pizarro y Wilter Carrillo, jóvenes estudiantes de la comuna de Vallenar, trabajan para crear energía hídrica a base de una “hidrocañeria” que utilizará como base el flujo de agua de los hogares. Esto mediante un proceso de prototipado y aceleración del programa Móvil Maker, que acerca las nuevas tecnologías a los estudiantes, impulsado por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, sede Atacama y financiado por los Fondos de Innovación para la competitividad (FIC) del Gobierno Regional de Atacama.

Marcelo Pizarro, estudiante de 18 años, egresado del Liceo Santa Marta de Vallenar, quien obtuvo puntaje nacional en la PSU de matemáticas e ingresará este año a ingeniería civil eléctrica en la Universidad de Chile, comentó que “nuestro proyecto consiste en aprovechar la energía del agua que pasa por las cañerías de nuestro hogar, por medio de una turbina que va a transformar ese movimiento en energía eléctrica, que puede ser usada para la casa como iluminación. Queremos aportar a que se usen las energías renovables no convencionales, para ser un país más sustentable”.

Patricia Peralta, también egresada del mismo establecimiento educacional, quien participó de todas las etapas del programa Móvil Maker, evidenció que “los tres participamos en el workshop que se hizo en el liceo y yo, además participé en la gira del laboratorio Fablab. Dos días, en que nos enseñaron a ocupar las herramientas, fue genial porque no tenía idea sobre eso. Personalmente, ser parte del programa, me hizo crecer como persona, porque hay cosas que no sabía, y esto me abrió las expectativas del mundo. Siento que nosotros podemos crear cosas que antes no creía y podemos llegar muy lejos si nos lo proponemos”, argumentó la estudiante.

Respecto a la idea del proyecto comenta que surgió porque, “uno diariamente utiliza el agua con distintos fines, como lavarse las manos y la loza, pero no nos damos cuenta que al realizar esta acción no estamos aprovechando todo el flujo de agua que pasa por las cañerías de nuestro hogar”.

Por su parte, Wilter Carrillo otro de los integrantes del equipo respecto a su experiencia comentó expresó que “me parece tremendo, porque es poder dejar nuestra propia huella o marca en el mundo, antes creo que esto no se podía llevar a cabo en Chile, en cambio ahora se ven mayores oportunidades, ahora todos podemos participar”.

El proyecto Hidrocañería,  forma parte -junto a otras nueve iniciativas-, de un proceso de aceleración liderado por profesionales de Chrysalis Incubadora de Negocios de la PUCV y Cowork Atacama y llevado a cabo en el laboratorio de prototipado de este espacio de trabajo colaborativo, a través del cual buscan “lograr un producto mínimo viable, que se pueda vender y poder llegar con nuestro prototipo a un producto que sirva y que le funcione a la gente y a todos en el país”, según evidenció Marcelo, uno de los creadores del proyecto.

Cabe destacar que, la energía hídrica o hidráulica se basa en aprovechar la caída del agua desde cierta altura para producir energía eléctrica. En el proceso, la energía potencial, durante la caída del agua, se convierte en cinética y mueve una turbina para aprovechar esa energía.

image2 (6)

image1 (10)

1

Estudiantes de enseñanza básica de Tierra Amarilla buscan desarrollar un sistema de regadío autónomo

  • Con el programa Móvil Maker de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

Cinco estudiantes de entre sexto y séptimo básico de la escuela Marta Aguilar Zerón, de la comuna de Tierra Amarilla, trabajan durante sus vacaciones de verano, en la creación de un sistema de regadío autónomo a base de energía limpia, a través del programa Móvil Maker impulsado por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso sede Atacama y financiado por los Fondos de Innovación para la Competitividad (FIC) del Gobierno Regional de Atacama.

El proyecto, que lleva por nombre Regadío Autónomo Inteligente Fotovoltaico (FAIR) fue creado por los alumnos Oscar Castillo, Javiera Saavedra, Dania Moraleda, y los hermanos Daniel y Jonathan García, quienes además integran el taller de ciencias del establecimiento educacional.

RAIF, es liderado por profesora de ciencias naturales del establecimiento educacional, Natalia Berrocal, quien comentó que con este proyecto que utilizará energía limpia a través de paneles solares, buscan optimizar el uso del agua para regadío de espacios como huertos comunitarios. “Uno de los grandes problemas que hay en la zona es la falta de agua, bajo esa situación nosotros comenzamos a trabajar, el año 2018 retomamos este proyecto incorporándole regadío automatizado, que controle mucho más la cantidad de agua que se va a utilizar idealmente en el huerto de la escuela”.

“Hemos visto que por el lado tecnológico podemos entregarles mayores herramientas a los estudiantes y poder realizar el proyecto con mayores fondos, y desde ahí vimos que Móvil Maker era nuestra plataforma para poder hacerlo”, argumentó Natalia.

Uno de los integrantes del equipo creador es Oscar Castillo, alumno de sexto básico quien evidenció que con esta idea buscan “combatir la escasez hídrica en Atacama, la idea es que si uno sale y no tiene quien te riegue las plantas, esto lo hace con la cantidad perfecta”.

Argumento que fue complementado por Dania Moraleda estudiante de once años. “Esto sirve para casos como cuando uno se va de viaje RAIF regará solo las plantas, porque va midiendo la cantidad de agua y además se podrá controlar desde el celular porque tendrá una cámara. Esperamos que nuestro proyecto sea un aporte a la región”.

Herramientas para la vida

Respecto a al valor que tiene para los estudiantes, ser parte del programa Móvil Maker, la docente que lidera el proyecto comentó que “se ha transformado, no solamente en algo para entretenerse como ellos lo ven, sino que ha generado bastantes herramientas, les ha cambiado la personalidad, se han hecho amigos de los otros chicos, entonces han podido tener un mayor contacto con pares y con el mundo, ahora ellos ven esto como la opción y están aumentando su espectro al querer hacer cosas”.

“Es un excelente nicho lo que está haciendo la universidad, porque está abriendo la posibilidad de que los niños vean en ella aires de cambio, y que pueden estudiar allá y que así que exista movilidad”, evidenció la docente.

Por su parte, Oscar cree que “al ser parte del programa Móvil Maker podemos ir a nuevos lugares, y no estar aburridos en la casa, además de conocer gente que tiene mucha experiencia y que nos explican todo para ir entendiendo”.

Para finalizar, es importante comentar que, este proyecto forma parte de un proceso de aceleración que se llevará a cabo hasta el mes de marzo en el laboratorio de prototipado del espacio colaborativo Cowork Atacama. Que es liderado por profesionales de la Incubadora de Negocios Chrysalis y Cowork Atacama de la Universidad Católica de Valparaíso, sede Atacama y con el que se espera obtener un prototipo que será exhibido en una feria que reunirá la totalidad de los proyectos del programa Móvil Maker a comienzo del año escolar de este 2019.

1

2

3

IMG_2891

Vicerrector de VRIEA de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso encabeza mesa de trabajo colaborativo en sede de Atacama

En el marco de una visita realizada a Chrysalis Incubadora de Negocios y al espacio de trabajo colaborativo Cowork Atacama, unidades estratégicas que conforman la sede en Atacama de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, el vicerrector de la Vicerrectoría de Investigación y Estudios Avanzados (VRIEA), Joel Saavedra encabezó un trabajo colaborativo que tuvo como foco el presente y futuro en la vinculación con el medio entre la casa de estudios y la Región de Atacama.

Al respecto, el vicerrector de VRIEA, Joel Saavedra, indicó: “Queremos ver como desde la universidad podemos apoyar a la región, con la capacidad instalada que tiene una institución como la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Queremos ver cómo podemos potenciar el ecosistema de innovación y emprendimiento desde nuestro espacio de Cowork en la Región de Atacama y poder generar una propuesta de valor distintiva y, de cierta forma, transitar el conocimiento desarrollado que tenemos hoy en esta área, en Valparaíso hacia la Región de Atacama”.

Cabe destacar que, la jornada comenzó con una mesa de trabajo que también contó con la presencia del director de la Dirección de Incubación y Negocios (DIN) Etienne Choupay; la directora de emprendimiento e innovación de la Dirección de Innovación y Emprendimiento (DIN), Carolina Silva; el director de la Dirección de Investigación de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Fernando Torres; y representantes de Corfo Atacama, del Gobierno Regional de Atacama, CCIRA y minera Candelaria y el equipo de Cowork Atacama y Chrysalis Incubadora de Negocios de la PUCV.

Respecto a los objetivos próximos en investigación, comentó que “queremos pensar que también podemos aportar a la región a través de la investigación, de la capacidad instalada que tenemos en la región, tanto en investigación, innovación y emprendimiento, como un todo. Queremos hacer un trabajo más integral y que nuestros investigadores conozcan la región, y que vean que hay espacios de trabajo que son pertinentes para ellos y que nos pueden abrir una frontera inusitada”, argumentó el vicerrector de la VRIEA.

Para finalizar, es importante mencionar que tanto la Incubadora de Negocios Chrysalis como el espacio de trabajo colaborativo Cowork Atacama, son áreas estratégicas en Atacama de la Dirección de Incubación y Negocios (DIN) de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, con presencia en la región desde el año 2013. Periodo en el han trabajado en apoyar y potenciar el ecosistema de emprendimientos de la Región Atacama.

IMG_2807

IMG_2889

IMG_2891

AC39A968-E236-4C8D-A00E-610A792FA864

Estudiantes buscan crear filtro para agua potable con grafeno, material más resistente que el acero

  • A través de programa Móvil Maker impulsado por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

Jóvenes de Atacama que forman parte del programa Móvil Maker, impulsado por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso sede Atacama, trabajan para crear un innovador filtro para el agua potable a base de grafeno, conocido como un material “milagroso” por sus múltiples usos y propiedades.

El programa Móvil Maker acerca las nuevas herramientas tecnológicas a los estudiantes de Atacama y es financiado por los Fondos de Innovación para la Competitividad (FIC) del Gobierno Regional de Atacama.

El proyecto denominado Oasis, fue creado por Diego Valenzuela, Rodrigo Rivera, Simón Zepeda, Javiera Castro y los hermanos Francisco y Diego Martínez, todos estudiantes de entre 16 y 18 años de la Escuela Técnico Profesional de Copiapó.

Francisco Martínez, quien junto a su hermano egresaron conexcelencia académica y promedio siete el año 2018 de laETP de Copiapó, evidenció que “este era el momento para iniciar un proyecto científico propio, rodeado de personas con el mismo ideal y espíritu que yo, dimos origen al proyecto Oasis. Que en sus inicios fue una propuesta con fines didácticos, pero con el tiempo vimos la necesidad de superar ciertas problemáticas, de utilizar nuestro conocimiento para un bien mayor que era emprender y,gracias a la Incubadora de Negocios Chrysalis y CoworkAtacama, hemos sido capaces de seguir con la visión de formar una Start-Up para mejorar la calidad del agua en la comuna y la calidad de vida de las personas”.

El grafeno, es un material que destaca por su resistencia, ligereza y alta conductividad térmica, es transparente, flexible, impermeable, no contamina, es más duro que el diamante, doscientas veces más fuerte que el acero y más flexible que la fibra de carbono. Sus usos son tan variados que con él se podrían crear elementos como sensores químicos, luces led, súper baterías, pantallas flexibles, tinta conductora, transistores y detectores, componentes para aviación y automóviles, entre otros.

La estructura molecular de este material es conocida desde hace casi un siglo, pero no existía un procedimiento práctico para fabricarlo, hasta que los científicos rusos Andre Geim y Konstantin Novoselov, consiguieron crearlo a temperatura ambiente y con métodos sencillos. Descubrimiento que les permitió obtener el Premio Nobel de Física en el 2010.

Diego Valenzuela, otro de los creadores de Oasis evidenció que “nuestra idea partió como un proyecto científico y un juego de niños, y el programa Móvil Maker nos ha dado otroenfoque, otro punto de vista mucho más positivo, desde el emprendimiento, cambio social y del uso de la tecnología para mejorar la calidad de vida de las personas”.

“A través de este proceso de aceleración, hemos avanzado harto, hemos aprendido muchas cosas en relación a modelo de negocios, desarrollo tecnológico, hemos aprendido a hacer las cosas bien ordenados, también estamos trabajado con logos y marcas de empresa, hemos dado pasos bien grandes en poco tiempo y estamos contentos por eso”, argumentó Diego.

De manera que el equipo Oasis, -uno de los diez equipos ganadores del concurso del Programa Móvil Maker-, basó su proyecto en el revolucionario estudio de los científicos rusos, con el objetivo de solucionar problemáticas propias de la región. Idea que mediante un proceso de aceleración liderado por profesionales de Chrysalis Incubadora de Negocios de la PUCV y Cowork Atacama de la Universidad Católica de Valparaíso, sede Atacama, se convertiráprontamente en un prototipo.

37A9084C-914D-43D0-93AD-49632925A4A0

DF5EAFF0-4C37-4B29-A93B-EF471B3EC031

 

1 - copia

Colegio Salesiano pionero en Atacama en implementar laboratorio de tecnologías 3D

  • Mediante convenio de trabajo colaborativo con la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

Con un convenio de colaboración establecido con la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, la Dirección de Incubación y Negocios sede Atacama y la Dirección de Innovación y emprendimiento de la misma casa de estudios, la Escuela Industrial Salesiana Cristo Redentor de Copiapó, será pionero en la Región de Atacama, marcando un hito diferenciador en implementar un laboratorio Maker equipado con herramientas de tecnologías 3D.

El director de la Escuela Industrial Salesiana, Cristo Redentor de Copiapó, el Sacerdote Juan Pablo Moreno Rojas, comentó que “este es un acontecimiento muy importante y queremos agradecer por este convenio materializado con la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, que nos ayudará a proyectar a nuestros alumnos en el ámbito de la robótica, sobre todo, en el mundo profesional y laboral. Este es un hito significativo, porque queremos dar calidad de educación técnico profesional a nuestros alumnos, buscamos que ellos ocupen un lugar importante dentro del campo laboral de la región”.

La PUCV, desarrolla actividades de docencia, investigación, extensión y desarrollo científico y tecnológico, interesada en colaborar con los sectores socioeconómicos para contribuir a la innovación y a la modernización del sistema productivo. En dicho contexto dispone de una propuesta única en la región de Atacama, que le permite transformarse en un exclusivo oferente en materia de gestión de la innovación y el vínculo de empresas u organizaciones con innovadores.

“La materialización de este laboratorio de prototipado tecnológico, tiene como objetivo impulsar habilidades para innovar y emprender, tanto en los docentes como en los alumnos de la Escuela Industrial Salesiana Cristo Redentor de Copiapó. De manera que, este trabajo colaborativo, viene a consagrar seis años de formación de emprendimiento en etapa temprana, que hemos desarrollado en toda la Región de Atacama”. Alejandra Tapia, directora de la sede en Atacama de la Dirección de Incubación y Negocios de Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

El coordinador técnico profesional del establecimiento, Walter Fernández comenta; “La implementación del laboratorio Maker, nos va a permitir generar un cambio dentro del sistema de educación de nuestros jóvenes, ya no va a ser solo instruccional o unidireccional donde el docente le entrega la información que quiere enseñar al alumno, sino que en este caso, les vamos a entregar una serie de herramientas para que ellos puedan llegar a una meta, de diversas formas, que ellos lo puedan ir construyendo, a través de la investigación, las preguntas y el desarrollo de prototipos, situación que los va a ir empoderando de su formación desde séptimo hasta cuarto medio”.

Maximiliano Ayala, alumno del establecimiento educacional argumentó que “con esto tendremos acceso a herramientas que antes no contábamos, y así podremos desarrollar más oportunidades de trabajo, tanto de especialidad como de los alumnos de séptimo a segundo medio donde podremos desarrollar proyectos con la impresora 3D y otras herramientas”.

Cabe destacar que, en la actividad desarrollada en el Colegio Salesiano, estuvieron presente representantes de las empresas privadas como minera Candelaria, Pucobre, minera Mantos Copper, CGE, el equipo docente y alumnos del establecimiento.

Para finalizar, la inversión inicial de este laboratorio de prototipado, en implementación y asesorías en tecnologías de alto potencial supera los veinte millones de pesos, financiado directamente por el Liceo Técnico Profesional Congregación Salesiana y su puesta en marcha, se espera sea junto al inicio del año escolar del 2019.

4

1

2

3

IMG_5182

Chefs de Bahía Inglesa incorporan el alga parda en sus preparaciones

  • Atacama Seafood” es un emprendimiento local que busca revalorizar las algas de las costas de Atacama, creando productos y preparaciones con identidad local y alto valor nutricional.

Pizzas, pan de masa madre, pebre, pesto, croquetas de jurel, chicharrón de pescado y el clásico de la gastronomía nacional: el charquicán, fueron algunas de las preparaciones que incorporaron en sus recetas el alga parda y que formaron parte de la degustación que realizó la empresa calderina “Atacama Seafood” junto a los chefs de diferentes restaurantes de Bahía Inglesa.

El Biólogo Marino, Felipe Jofré y la Tecnóloga en Alimentos, Patricia Soto, crearon en el año 2015 la empresa “Atacama Seafood”, que busca revalorizar las algas pardas que provienen de las costas de Atacama creando productos y preparaciones con identidad local y un alto valor nutricional. Este proyecto contó con el apoyo del Gobierno de Chile, a través de Corfo y el Programa Regional de Apoyo al Emprendimiento (PRAE), gracias al cual recibió un aporte de 20 millones de pesos para la validación comercial de sus líneas de productos. Además, contó con el patrocinio de Chrysalis, Incubadora de Negocios de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, sede Atacama para la implementación del proyecto.

“Como Corfo buscamos apoyar este tipo de emprendimientos, que son innovadores, con identidad local y además que aportan a la calidad de vida de los habitantes de nuestra región. El Presidente Sebastián Piñera nos ha pedido apoyar a los emprendedores que con sus ideas buscan innovar y creemos que “Atacama Seafood” es un caso de éxito que representa ese espíritu. Además, con el consumo de este producto aportamos al programa “Elige Vivir Sano”, impulsado por el Gobierno de Chile y se enmarca en el acuerdo de Corfo con Junaeb nacional para aumentar el consumo de productos del mar de origen nacional en el Programa de Alimentación Escolar”, señaló la directora regional de Corfo, Silvia Zuleta.

“Esta actividad tuvo como objetivo dar a conocer los productos que hemos desarrollado y hemos podido ver que el alga es muy práctica y maleable para adaptarse a las distintas preparaciones”, señaló Felipe Jofré, cofundador de “Atacama Seafood”.

Por su parte, Alejandra Tapia, directora de la Dirección de Incubación y Negocios de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Chrysalis, destacó el proceso llevado a cabo para lograr la validación comercial de los diferentes productos que cuenta la empresa. “Estamos muy contentos con el trabajo realizado porque ha sido integral, porque hemos vinculado a mentores especializados en el área, a la empresa pública y también a los proveedores locales, tanto a los cocineros de los restaurantes hoy presente como también a los que proveen diariamente las algas: los algueros y algueras de nuestra región. Creemos que, sin perder de vista que esto debe ser un negocio, estamos logrando un producto con triple impacto”, señaló.

Mientras que Adolfo Torres, Productor del Festival de Gastronomía de Bahía Inglesa, destacó que la experiencia ha sido muy positiva porque “primero, estamos incorporando un producto tradicional e histórico que, además, se produce en nuestra comuna de Caldera; segundo, estamos agregando sabor y la textura y las características del mar pueden ser trasladadas a un plato en la altura andina de la región de Atacama o a cualquier lugar del mundo. Además, es transportable y tiene mucha durabilidad y estamos incorporando un producto con un sinnúmero de propiedades nutritivas comprobadas. También podemos reemplazar sodio y nos colabora con la flora intestinal, aporta colágeno y recubre las paredes intestinales, por ende, es un producto positivo en todas sus aristas y además proviene de un esfuerzo productivo local”.

Próximos pasos

“Atacama Seafood” también busca introducir las algas como base en la minuta de alimentación que reciben los alumnos de Educación Básica y para ello, está trabajando en una alianza con la empresa de alimentación Soser, que presta servicios al sistema alimenticio de la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (JUNAEB).

Respecto de este proceso Felipe Jofré señaló que “a raíz del contacto y la cercanía que hemos tenido con Soser y Junaeb, se han ido desarrollando una serie de degustaciones, en la que han participado también alumnos, de manera de ir probando el nivel de aceptación del producto en los niños” y agregó que “en la primera degustación nos fue mucho mejor de lo que esperábamos, fue espectacular porque les gustó, se comieron todo y no hubo nivel de rechazo al saber que es un alga o que es algo que no habían comido antes. El sabor les gusta y eso depende mucho del trabajo que ha realizado el chef y la nutricionista, además de poder ir mezclando los productos que nosotros entregamos con su minuta, lo que ha encajado perfectamente porque la aceptación ha sido muy buena”, argumentó Jofré.

Es relevante mencionar que la línea de trabajo de “Atacama Seafood” utiliza metodologías que incrementan el potencial saludable del producto, como el proceso en que le quitan gran parte del porcentaje de sodio con el que cuenta el alga, con el fin de estar acorde a las más altas exigencias del mercado nacional.

Algas 2 Algas 6

IMG_2313

Jóvenes obtienen recursos para desarrollar proyectos tecnológicos que abordan problemáticas de Atacama

  • Programa impulsado por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, sede Atacama.

Con una presentación en formato Pitch desarrollada en Cowork Atacama, los estudiantes creadores de nueve proyectos del programa Móvil Maker, iniciativa impulsada por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, sede Atacama, con sus áreas estratégicas Chrysalis y Cowork Atacama, recibieron un premio de un millón de pesos por proyecto, financiado por los Fondos de Innovación para la Competitividad (FIC) del Gobierno Regional de Atacama, para la construcción de los prototipos de sus proyectos tecnológicos que abordan problemáticas presente en la Región de Atacama.

El programa Móvil Maker, es financiado con Fondos de la Innovación para la Competitividad (FIC) del Gobierno Regional de Atacama, y en el periodo que lleva en desarrollo, ha logrado capacitar de forma directa a novecientos estudiantes e indirectamente a más de tres mil. Quienes han recibido capacitación en herramientas tecnologías como: Diseño e impresión 3D, cortadora láser, Router CNC, robótica y en tecnologías ligadas a energías renovables no convencionales, entre otros.

En ese sentido, el Seremi de Economía de Atacama, Manuel Nanjari Contreras, declaró que “esta iniciativa fue financiada con los fondos de la Innovación para la Competitividad (FIC) del Gobierno Regional de Atacama, representado por nuestro Intendente de Atacama, Francisco Sánchez y apoyado por el gobierno del Presidente Sebastián Piñera, instancia que capacitó a alumnos entre séptimo básico y cuarto medio de las tres provincias de Atacama, en materia de innovación, emprendimiento y desarrollo tecnológico. Felicitamos a los nueve establecimientos educacionales de Atacama y deseamos el mayor de los éxitos en esta etapa donde han recibido financiamiento de un millón de pesos para desarrollar sus prototipos. Nos llena de orgullo que los jóvenes de Atacama tengan todas las potencialidades para ser grandes innovadores, emprendedores y desarrollar prototipos de innovación apuntando a promover y construir una mejor región de Atacama”.

Cabe destacar que este programa contempló el recorrido por las comunas de Vallenar, Copiapó, Caldera y Diego de Almagro, a través del laboratorio itinerante Aconcagua Fablab de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso , equipado con herramientas de última tecnología y operado por profesionales especialistas de la PUCV y además un concurso regional, del cual se eligieron los nueve mejores proyectos, quienes a través de esta actividad obtuvieron financiamiento para el desarrollo del prototipo de sus ideas.

Francisco Zavando, coordinador general del programa Móvil Maker, argumentó que “la idea es que cada uno de los proyectos con el millón de pesos que ganaron puedan mejorar sus ideas y trabajar en el laboratorio de prototipado con el que cuenta Cowork Atacama, de manera tal que en marzo los jóvenes puedan tener un producto que exhibirán en una expo. Hay que destacar que los estudiantes atacameños cuentan con muy buenas ideas para solucionar problemáticas regionales. Por otra parte hay que considerar que estos jóvenes en diez años más van a estar en la primera línea de trabajo, vale decir hoy estamos inculcando un pensamiento progresista y con mirada de futuro, pensamiento que deberían tener los jóvenes que son el futuro motor de la cuarta la cuarta revolución industrial”.

Diego Valenzuela, alumno Escuela Técnico Profesional de Copiapó, cuyo proyecto se basa en crear a través de una tecnología denominada grafeno, un filtro de agua de bajo costo y simplificado. “ser parte de Móvil Maker ha sido una experiencia muy provechosa, hemos conocido a gente con ideas muy brillante, que quieren y tienen la disposición de resolver problemas acá en la región. Hemos compartido experiencias y conocimientos y el taller nos da dado las bases para poder hacer crecer nuestro prototipo”.

Los proyectos beneficiados que pertenecen a la comuna de Copiapó son: Marpachanoi del Liceo Tecnológico; Semáforo solar de la Scuola Italiana Giuseppe Verdi; Oasis de la Escuela Técnico Profesional; Geolocalización de pinturas rupestres de la Finca Chañaral y Quebrada de las Pinturas del Colegio Adventista. De la comuna de Vallenar: RAIF Regadío autónomo inteligente fotovoltaico de la escuela Marta Aguilar, Sensor TAVAJA del Liceo Santa Marta; Hidrocañería del Liceo Santa Marta; y Mejoramiento de la calidad del agua a partir de coagulantes naturales extraídos de Opuntia Ficus- Indica (Tuna) del Liceo Bicentenario, mientras que la comuna de Chañaral está representada por el proyecto Repelente de las hojas y semillas del árbol Pimiento presente en la Región de Atacama de la Escuela Diego Portales.

Toda la información del programa Móvil Maker la puedes encontrar en www.movilmaker.cl

IMG_2154

IMG_2230

IMG_2265

IMG_2306

IMG_2313